banner

24 de septiembre: Beato José Ramón Ferragud, obrero, padre de 8 hijos y mártir

José Ramón Ferragud Girbés nació el 10 de octubre de 1887 en la ciudad de Algemesí, Valencia, España. Sus padres formaron un hogar cristiano y educaron a sus hijos en la fe. Contrajo matrimonio con Josefa Ramona Borrás Borrás el 21 de enero de 1914 en la parroquia de San Jaime de Algemesí. Tuvieron 8 hijos. Vivió auténticamente su vocación laical, tratando de impregnar de espíritu evangélico las realidades temporales en las cuales vivió su condición de esposo, padre de familia y agricultor. Hombre de fe profunda, participaba en la Misa y recibía la comunión diaria. Tenía un momento diario de meditación, rezaba del Rosario en familia, era devoto del Sagrado Corazón de Jesús y de la Madre de Dios. Pertenecía a la Acción Católica, Congregación de San Luis, a la Adoración Nocturna y a todas las otras asociaciones de la parroquia. Se destacó en el apostolado de la Buena Prensa y fue catequista.

Apóstol social ejercía la caridad ayudando a los pobres. Fue uno de los fundadores del Sindicato Obrero Católico. Intentó convertir el Sindicato mixto en Sindicato obrero sin resultado positivo; la hija del Siervo de Dios, afirma: "Se distinguió en las actividades apostólicas estando siempre a las órdenes del párroco, sobre todo en moralidad de costumbres. Era miembro destacado del Sindicato Obrero Católico y era frecuente la lucha con los sindicatos marxistas y éste fue uno de los motivos fundamentales del odio que le profesaban... Su espíritu de caridad se manifestaba en favorecer a los necesitados procurando hacer colectas entre sus compañeros en favor de los mismos y especialmente cuando se trataba de alguna persona distanciada de la Iglesia para atraerla". El hermano del Siervo de Dios, depone: "Trataba a los contrarios con más cariño y delicadeza que a los propios amigos. Llevado de su caridad perdía un día, si se presentaba, para acompañar a alguien a gestionar sus derechos y les acompañaba a Valencia, aun siendo socialistas".

En 1934, con motivo de las elecciones sindicales para defender los derechos de la Iglesia, fue apaleado no guardando ningún rencor. Al rebatir las doctrinas de los comunistas algunos que lo rodeaban le gritaron ‘Os tenemos que matar’. De allí en adelante las amenazas siguieron con más intensidad y frecuencia.

Al estallar la Revolución anticatólica de 1936 y empezaron a arder los templos y monasterios, José fue “arrestado” por tratar de defender una Abadía. Esta vez fue liberado y sin perder su habitual serenidad y buen humor,  se comenzó a preparar con más intensidad para lo que parecía sería su inminente ejecución. El 28 de julio de 1936 fue detenido en su casa por unos milicianos armados. Aunque sometido a malos tratos, todos los días rezaba el Rosario y otras oraciones y con su testimonio y palabra alentaba a sus compañeros de prisión que se vieron fortalecidos por su entereza y su confianza en Dios.

La madrugada del 24 de septiembre de 1936, lo sacaron junto a otros detenidos y lo asesinaron. Se sabe que uno de sus asesinos dijo: ‘Hemos cometido un horrible crimen contra este buen obrero. No obstante indemnizaremos a la viuda’ (y así lo hicieron pasándole 10 pesetas. diarias). Él murió perdonándonos, diciendo ‘¡Viva Cristo Rey!’ y cubriéndose la cara con la blusa negra que solía llevar".

Adaptación de la Arquidiócesis de Valencia

 


Homilia Año de la Fe inicio

Ver la Galería de Fotos

Dirección:Jr. Jorge Chávez 489, Ayaviri - Puno, Perú l Teléfono: (51 51) 56-3123
© 2010 Copyright - Prelatura de Ayaviri